Es nuestra tienda - taller de Patchwork ubicado en La Cuesta en Santa Cruz de Tenerife donde impartiremos nuestras clases de Patchworkterapia, haremos bordados, ganchillo y punto...........¡Descúbrenos!

14 junio, 2011

Nuestro viaje a Pensylvania 4ª y última parte

 Amigas, estoy   asombrada  cuantas de Ustedes están siguiendo nuestro viaje, gracias por vuestros comentarios, vuestros correos y por hacerte seguidora nuestro. Realmente estoy reviviendo otra vez este maravilloso viaje que ha durado tan poco, pero gracias a nuestro blog  podre siempre ver otra vez estos momentos emocionante en el zulu o en Nueva York.

Bueno, hoy por fin vamos a conocer una familia amish de cerca, para esto Carmen, su hija Isaskun, Merche y Arantxa hoy se han puesto  sus bonitas camisetas tuneadas por ellas para la visita .

Para este día tenemos una guia personal, Maite, una catalana que vive y trabaja con su familia hace muchos años aquí.
Quedamos temprano con ella, pero primero nos llevo a conocer la fabrica de Chocolate Wilbur en Lititz.


Aquí tenéis a nuestras organizadoras Luci, que organizo todo el viaje y Maite nuestra guia para hoy.


Si estais interesadas saber algo sobre esta fabrica que existe desde 1865 os dejo el link hacia la fabrica 


Los antiguos utensilios....todo bien cuidado.....


Había una colección preciosa de teteras con sus tazas de todo el mundo......


una vajilla de Alemania.....

Como me gusta ver una cocina abierta, su limpieza.......y las personas trabajando...



Tenían un montón de moldes para hacer figuras de chocolate y aquí explican como se puede hacer este "Lollipop"


Como hacia mucho calor no podíamos llevarnos chocolate pero una crema de chocolate para las manos si me  lleve.....huele buenissima......


Llegamos temprano a la casa de Rachel, que todavía estaba en la cocina terminando los preparativos para nuestro almuerzo. Rachel con 36 años ya tenia 7 hijos, la mayor 14 y la mas chiquitita 2 meses.



Pero mientras ellas terminaban en la cocina, dos de sus hijos pequeños nos enseñaron a toda prisa (el niño en su patineta) la granja.
Cuando una pareja joven se casa, recibe de la familia del novio la granja, y de la familia de la novia, el ganado y los muebles. La filosofía de los Amish predica la utilización de lo necesario, de lo que prevee la familia y del culto a la humildad.
 

Una de las cosas que más nos llamo la atención de los Amish es su resistencia al uso de la tecnología. No conducen coches, teléfono (usan unas cabinas de teléfono comunitario, y solamente para casos de extrema urgencia), televisores, radio ni agua corriente.

Si se tienen que trasladar a un sitio lejo alquilan uno con chofer!!!!


Los caballos, su modo de transporte, son un símbolo de su separación del mundo. Con la excepción de viajar por avión, los Amish pueden usar transportes públicos.


Para calentar la casa  en invierno o enfriar los alimentos en verano usan gas natural embotellado.





Sus fuentes de energía son el agua (que mueve la rueda del molino), el viento (que mueve las aspas del molino de viento), el gasoil y el propano 


En 1950 las compañías lecheras les exigieron que usaran máquinas de ordeñar, en vez de hacerlo a mano.


Otra cosa que nos llamo la atención a simple vista es la disciplina de los chicos. Desde pequeños se los ve trabajando e intentado aprender. La educación que reciben, si bien es bastante escasa en años, es suficiente para que sean todos unos caballeros y unas damas.
 

Estudian sólo 8 años en una escuela de una única aula. Ellos piensan que la educación es buena en cuanto sirva para ser un buen granjero, un buen esposo/esposa, padre/madre o ama de casa.
 

Tenian hasta una llama para la lana....



La pequeña no estaba quita ni un momento, enseñándonos el carruaje, ella saltaba por encima.


A pesar de utilizar caballos o mulas y sistemas anticuados para trabajar la tierra, sus campos son tremendamente productivos. Eso sí, trabajan de sol a sol y no es una exageración. Su culto "bíblico" al trabajo los hace únicos en el empuje y la fuerza para salir adelante.




Los niños van a trabajar la tierra con los padres desde muy chiquitos y tratan el manejo de la tierra con la naturalidad con la que un niño de ciudad maneja el mando de la playstation. 


Ya nos llamo para almorzar y vamos a entrar, pero no nos permiten sacar fotos del interior ni de ellos, sino solamente por detrás.

La cocina es el centro del hogar, es donde se reune la familia y donde pasan las cosas más importantes. Las casas normalmente están adornadas con plantas, alfarerías o telas. Debido a su respeto por las citas bíblicas, no tienen ningún tipo de imágenes en las casas.

Y esta costumbre se aplica también a las fotos. No usan cámaras y en todo momento evitan ser fotografiados.



La comida estaba muy rica y abundante, un puré de papa buenissima, maíz, pasta, carne molida al horno, pollo en salsa y verdura. Como postre habían dos tartas, una con fresas recién cogidas y otra de queso y fruta.
Hemos pensado, que ellos se sientan con nosotros a comer, pero solamente los dos niños pequeños que nos enseñaron la granja se sentaron a comer con nosotros y la madre y las dos hijas grandes nos sirvieron la comida. Comiendo se sentaron en el salón y esperaron hasta que terminamos de comer.


A, por cierto, que muchas me han preguntado si cosen a mano o a maquina. Pues Rachel no hace quilts, pero había una maquina de coser....una Bernina 1008 y con esta maquina cose la ropa....eso si, funciona con propano.
Según me ha dicho, los quilts se cosen a maquina, pero se acolchan  a mano.


Una vida disciplinada, las tradiciones ancestrales, las características del campo y la importancia de su comunidad los transforma en personas simples, transparentes, pacíficos, agradables y tremendamente solidarios. Es increíble como pueden llevar adelante sus vidas sin las "comodidades modernas". En sus miradas se ve reflejada la felicidad y la paz que representa para ellos vivir en una sociedad así. No creo que les sea fácil, ya que otra forma de vida los ataca por todos los lados, pero se mantienen fieles a sí mismos. No puedo sino admirarlos y pensar… pensar mucho en nuestro propio rumbo.




Por la tarde nos pasamos por el pueblo viendo otra vez las típicas tiendas y en esta calle habian unas cuantas, una mas bonita que la otra ......



Como me gustaba esta muñeca pero no estaba a la venta.....







en una hicimos hasta un pequeño pase de modelo.....


Luego tomamos una limonada en la Chocolatería de Salina, una amiga de Maite, pero estaba bastante agria, pero refrescaba ...


Con nuestro paseo por el pueblo hemos bajado las calorías del medio día para seguir comiendo en la casa de Maite, esta vez una típica barbacoa a lo americano.


Aquí nos presenta Maite a su marido Enrique y sus muñecas pintadas por ella.

Mientras Enrique enciende la barbacoa, nosotros miramos la casa y la difícil decisión que muñecas llevarnos, eran todas muy bonitas......


Como veis nos lo estamos pasando muy bien en todo el viaje......

veis el cielo por detrás?


Queríamos cenar fuera, pero encendiendo la tele vimos la amenaza de tornado muy cerca de aquí. El perro de Maite desapareció y me fío mucho de los sextos sentidos de los animales y nos trasladamos al interior de la casa.


y dentro lo pasamos muy bien y no nos enteramos del tornado, que menos mal,  paso pero bastante de largo por nosotras.


y cuando aparicio otra vez Max, el perro de Maite, ya sabíamos que no había mas peligro......que listo son los animales.


Bueno, llegamos sanas y salvas a nuestro Hotel gracias a nuestra excelente conductora y nuestra  fantástica guia Luci.

Y rápido llego el final de nuestro viaje, nadie tenia problema con el peso, nadie tenia que pagar sobre peso...el regreso  para nosotras que eramos de Canarias duro 24 horas.


Espero que os ha gustado nuestro viaje y mi pequeño reportaje para recordar siempre estos maravillosos dias.
Me quedan ahora muchas telas que me estan llamando y pronto os enseñare lo que he hecho con ellas y los projectos de verano.



Me olvide esta foto, este taller encontramos en una tienda donde vendian quilts y como veis funciona con propano.

19 comentarios:

espe dijo...

bueno, bueno, que relato más fantástico has hecho, ojalá fuera yo tan magnífica explicando mis viajes, que pena que soy tan parca en texto, con lo que yo hablo...
un besazo

Sol Mary dijo...

Que bien bettina, que experiencia más bonita, gracias por acercarnos a los amish, tendríamos que preguntarnos nosotros si necesitamos todo lo que compramos o con poco también se es feliz...me imagino que cada quien a su manera..no??..gracias por contarnos este viaje con tanto detalle que parece que estaba allí jejej...un besote!!!

Ligia dijo...

Un excelente reportaje, Bettina. Me alegra que todo haya salido bien. Abrazos

Lupe dijo...

Ha sido maravilloso leer y ver todo tu reportaje.MUCHAS GRACIAS.
Ya hace unos años que me digo... este voy a ir
y Luci siempre me pregunta:¿que? ya vienes? pero de momento el trabajo y otras obligaciones no me deja...aunque no se cuando pero que lo haré ¡seguro!

BESITOS

Paola dijo...

Muchas gracias por compartir este viaje. Yo tengo familia en Pensylvania, pero sólo he ido una vez a visitarlos. Sin embargo, me trajiste muy bellos recuerdos, mil gracias. También aprovecho para invitarte a que me sigas en mi blog, para que a tu vez conozcas un poquito del lugar en que vivo y quién sabe, tal vez sea el siguiente viaje, no? Yo aquí las recibiría con mucho cariño. http://mipauu.blogspot.com/ Muchos besos.

Maricha dijo...

Me ha encantado el reportaje, parece que yo tabiem hubiera estado alli, ojala pueda ir algun dia...

Besitos

EL RINCON DE CHELO dijo...

Menudo viajecito os habeis pegado!!! es todo un lujo!!! que suerteeeeeeeeeeeeee!!!! besos

Chelo

maritza dijo...

Bettina, esta cuarta parte del viaje también está estupenda!!!! me encantó el relato que hiciste de la vida Amish, y esa fábrica de chocolate es espectacular. Los trabajos que hacen son divinos, en fin te quedó un reportaje fantástico. Un besote

Dulce M. dijo...

Hola Bettina me ha encantado el viaje los Amihs, viven con sus costubres y son felices, gracias por relatarnos este viaje tan estupendo, besos

Mari, Tenerife (España) dijo...

¡Qué maravilla de reportaje! Es una pena que no haya más. Gracias Betina...Mari

Little Green Doll dijo...

Muchas gracias por este super reportaje que nos has hecho del viaje! La verdad es que es impresionante!! Ahora a disfrutar de todas vuestras compras y de los recuerdos. Un beso, Silvia

Amine dijo...

Eres la mejor reportera que conozco!!Has explicado el viaje maravillosamente y yo también lo he disfrutado.....Veo que la vida de los Amish es sencilla y complicada a la vez....Yo no podría ser,sólo verme sin el secador me pone los pelos de punta,jajjjajajaj,por coser noooooo que estaría encantada.No entiendo cómo no tuvieron problemas de sobrepeso......harían maravillas en las mochilas de mano!
Gracias por compartir con nosotras todo tu viaje.Un beso

Ilusionada dijo...

Bettina, fantastico reportaje, y estupendas explicaciones. ¿para cuando dices que vuelves a viajar?. Yo encantada....de viajar con vosotras a través del blog.
saludines

maguida dijo...

A mi me encantó. Me ha transportado a aquel lugar. Sois muy afortunadas por poder realizar este viaje.
Por cierto habeis tenido que ahorrar mucho para este viaje. Lo digo porque tengo que empezar a convencer a mi marido. Creo que voy a comprar una hucha para empezar a guardar centimo a centimo. Un besín

Ana dijo...

Gracias por compartir este viaje con nosotras. Es un sueño para todas.
Besos.

Charo dijo...

¡Qué maravilloso relato! Me parecía estar allí con vosotras...!
Después de ver tu reportaje sé que es mi sueño, viajar a Pensilvania, bueno, creo que el sueño de toda quilter ¿verdad?

Mil gracias, Bettina

milainoa dijo...

Vuestro reportaje a sido fantástico, lo cuentas de forma que parece que vamos a tu lado, gracias-gracias de una que se tiene que conformar con vuestra narración.
un abrazo....

Sandra Guru dijo...

Fantastico. He viajado com usteds.
Gracias

Maria dijo...

Solo puedo decir que enhorabuena y que envidia, quien pudiera ir.bicos