Es nuestra tienda - taller de Patchwork ubicado en La Cuesta en Santa Cruz de Tenerife donde impartiremos nuestras clases de Patchworkterapia, haremos bordados, ganchillo y punto...........¡Descúbrenos!

16 febrero, 2009

Calado Canario

El sábado os mostré nuestro taller de bordado, calado y ganchillo, un taller donde se puede aprender todo relacionado con una aguja. María me dejo un comentario, que no conocía este tipo de labor que esta realizando Amparito, por esto he preparado unas pequeñas explicaciones ilustradas.

El calado canario es uno de los trabajos más delicados y minuciosos de la artesanía de las Islas Canarias, en los que se pueden hacer a través de unos puntos que se entrelazan, dibujos de flores o motivos arquitectónicos.Según he leído, el origen del calado canario se encuentra en la frontera de Portugal y unas provincias de Andalucía y Extremadura.
Para realizar un calado se sigue un proceso que pasa por las siguientes fases: -En primer lugar se hace el marcado de la tela. Contando hilos o midiendo con un cartoncillo se hace un cuadriculado sobre la franja de tela que se quiere calar. Este cuadriculado se realiza sacando una hebra cada cierto número de hilos en uno y otro sentido.

-Con aguja e hilo se empieza la labor haciendo la vainica o randa. Ésta puede ser sencilla o doble. No es sólo un adorno sino que cumple la función de sujetar ­las hebras que se han de cortar a fin de que no se produzcan deshilachados que destrocen la labor.
-A continuación se sacan las hebras que sean necesarias según el tipo de calado que vamos a realiza. Es un proceso que exige mucha precisión y con­centración. Una vez se ha cortado una hebra inadecuada es difícil disimular el fallo. No obstante, la caladora experta es capaz de colocar otra hebra en su lugar sin que se note en la labor terminada.

-La tela está preparada para ser colocada en el bastidor o tambor. Se sujeta bien mediante hilos cruza­dos a la tela que rebordea los laterales. Debe quedar bien tensa para facilitar la labor y la perfección en el calado.

-Es ahora cuando empieza el calado propiamente dicho. El hilo se hace pasar arriba y abajo por entre las hebras de la tela y mediante determinados movimientos se consigue que se vaya anudando adecuadamente. El tamaño del hilo depende del sistema que utilice la caladora. En unos casos éste se calcula a fin de que con una sola hebra se pueda realizar toda la pasada y se remacha sobre la tela al final de la misma. En otros el tamaño del hilo es siempre el mismo (se mide tomando la punta en una mano y haciendo que el hilo rodee el brazo alrededor del codo y vuelva de nuevo a la mano) ya que se utiliza la técnica de anudado de una hebra, que se ha terminado, con la siguiente. El nudo queda muy fuerte y se disimula por el revés de la labor. -Si la labor es pequeña de forma que cabe total­mente en el bastidor, se puede terminar una de las pasadas completamente, antes de realizar la siguiente fase. Si la labor es muy grande, se puede ver el proceso del calado por los hilos que se van dejando sueltos al final del calado correspondiente a esa parte.

-Muchos de los calados se realizan en el filo de la tela imitando un encaje. Ello exige que a todo lo largo del mismo se borde un festón con la técnica adecuada, a fin de poder recortar la tela que sobresale del calado sin que se produzcan deshilachados.

-Una vez terminado el calado y antes de quitar la labor del bastidor, se procede a mojar la tela y a su secado posterior. Con este procedimiento se consigue que la labor quede igual que si se hubiese almidonado pero sin necesidad de usar este producto, técnica que alarga la duración de la blancura de la labor, pues se sabe que con el paso del tiempo el almidón produce un amarillamiento en la tela, aún en el caso de que no esté recibiendo polvo o roces que la ensucien. -Por último, se saca la labor del bastidor y se recorta la tela. al borde del festón. La caladora experta siempre cruza los hilos de la misma forma y siguiendo un metódico proceso, así en la labor acabada resultará difícil distinguir el revés del derecho.

Espero, que os ha gustado la pequeña explicación de estaslabores tan bonitos y si queréis ver mas, nuestra profesora de calado esta los sábados por la mañana y proximamente los lunes por la tarde
Un saludo

8 comentarios:

Angela - patch dijo...

Es una labor preciosa. Cuando estuve en Lanzarote fue el único recuerdo que me traje para mi: un tapete en calado canario. ¡Y además pude comprarlo a la propia artesana!

PTCRUZ dijo...

¡Me parece impresionante e imposible de hacer!!! menudo trabajo tiene eso, yo me quedo con mi Ptcruz y mi aprendiz de Patch.
Bss y gracias por eneseñarnos esas maravillas

GLORIA dijo...

Gracias Betina por esta entrada tan bonita. El calado es una labor preciosa y a mi me parece muy díficil. Besos.

maria dijo...

Bettinaaaaaaa
muchisimas gracias por pensar en mi y of course el resto de las chicas que te visitan ,que maravilla nunca vi algo igual .
que trabajo mas bonito , espero un dia poder visitarte en persona

Sylvie dijo...

Qué maravilla!!! no conocía este tipo de bordado, muchas gracias por las explicaciones.

Sylvie

MiriamC dijo...

Que trabajo tan fino y bonito.Estoy muy lejos ( venezuela)para visitar a la profe.Seria espectacular poder aprender esa labor.Saludos.

melisa128 dijo...

Hola, quisiera aprender sobre esta labor, me podrian indicar que puedo leer o que pagina visitar???

Fatima dijo...

solo quién ha convivido con una caladora canaria sabe el trabajo, las horas y el amor que llevan consigo.
tienes un bloc precioso.
PD.Mi madre ha sido caladora, se dejaba los ojos calando para sacar a su familia adelante...